domingo, 12 de septiembre de 2010

Todos tus muertos

Hay muertos de muertos.

Hay muertos que los enterramos
y se quedan negros,
hundidos en el pantano,
parados sobre sus cabezas
escarbando sus propias tumbas.

Hay muertos que se siembran en tu corazón,
que se pudren junto a vos
y se llenan de gusanos con los años
hasta llegar a ser cascarones dentro de cascarones.

Estos muertos son inmisericordes,
son amigos sin baterías.
Te llaman, te sonríen,
incluso te abrazan con encuentros carnales,
pero en realidad solo sirven para guardarlos en el armario.

Hay muertos de muertos.
Muertos visionarios,
muertos que asustan,
muertos que lloran,
Muertos que se convierten en cemento.
Muertos que nacen muertos.

Hay muertos como vos,
que quieren matarme,
cobijarme con sus tumbas
y hacerme el amor.

Hay muertos sin vida,
sin Dios.
De esos muertos hay pocos,
de esos muertos solo estoy yo.

2 comentarios:

Charlotte Corday dijo...

me recuerda a la rola de mujeres fatal...

pero bueno, es genial y bonito. Es genial eso de todos tus muertos :P es un grupo no? bueno nevermind...

la única sugerencia (no solicitada) es que no mencionaras el verbo amar más que hasta la última parte... porque eso es lo importante del último muerto, de "ella", y si lo mencionas antes le quitas la fuerza, y es un verbo muy pesado en un poema tan corto para ponerlo tanto...

sarnahuixtli dijo...

Mil gracias por la sugerencia. El comentario mejoró el texto de forma notable. Y, pues, ¡Miau!